BÓTOX

La toxina botulínica o bótox es una proteína purificada que previene la aparición de arrugas y suaviza las líneas de expresión, sin producir ningún efecto nocivo sobre nuestro organismo.

Se aplica en el músculo específico que provoca arrugas en el entrecejo, la frente y la zona lateral de los párpados consiguiendo un rostro más joven, harmónico y natural.

El bótox o toxina botulínica

El bótox es una toxina que actúa directamente sobre el músculo que provoca la arruga haciendo que éste se relaje y disminuya su fuerza. De este modo se evita que aparezcan las arrugas de expresión, dando como resultado un rostro más rejuvenecido.

Este tratamiento resulta muy eficaz a la hora de reducir los signos visibles del envejecimiento, eliminar arrugas y prevenir su aparición.

Sobre nuestro tratamiento de bótox

¿Cómo es el tratamiento?

Durante la sesión se inyecta un vial de Bótox mediante unas pequeñas inyecciones en la zona que provoca la contracción muscular, y por lo tanto, las arrugas. Una vez realizado el tratamiento se recomienda a la paciente no tocar la zona tratada entre 4 y 6 horas para tener la seguridad de que el efecto es el perfecto.

¿Qué resultados puedo esperar?

Cuando se relajan los músculos específicos tras el tratamiento, la piel de alrededor de la zona tratada aparecerá más lisa y con menos arrugas.

El tratamiento con Botox permite el movimiento normal de las zonas de a cara no tratadas. El paciente podrá seguir expresando sus emociones, sonriendo y expresa.

Tratamiento en zonas completas

En Clínica CIME trabajamos la completa armonía del rostro, buscando la mayor naturalidad, trabajamos por viales que reducen las arrugas en una sola sesión. Las zonas más indicadas son:

Frente: para reducir las líneas horizontales de expresión
Entrecejo y patas de gallo: para relajar la expresión facial.